¿Cuándo usar las fuentes en cursiva?. La ligera inclinación hacia la derecha es tan antigua como la escritura y ayudó a las impresoras a “guardar” las hojas en los primeros días de la impresión tipográfica.

La cursiva, la caligrafía de líneas ligeramente inclinadas hacia la derecha, es uno de los tres procedimientos básicos, junto a las mayúsculas y las comillas, que se utiliza para indicar que una palabra o grupo de palabras tiene un significado especial.

Se usa tanto para enfatizar como para advertir al lector que una palabra o frase puede no serle familiar, ya sea porque es extranjera o porque es parte de un grupo de jerga o expresiones específicas: “supervisaremos la comercialización de la compañía” o “es Necesito leer el documento integro“.

También se puede usar para resaltar el título de una obra, por ejemplo, el nombre de un libro, una película, una obra de teatro o un álbum de música.

El recurso también es útil cuando usamos una palabra en un sentido metalingüístico, es decir, no por su significado en sí mismo, sino para referirnos a sus formas y funciones. Comprenderá mejor con estos ejemplos: “la palabra juez comienza con j” o “académico es una palabra proparoxitónica”.

La inclinación leve hacia la derecha es el sello distintivo de la cursiva y son tan antiguas como la escritura misma. “Siempre ha existido”, dijo a BBC News Mundo la historiadora de habla hispana Lola Pons Rodríguez, de la Universidad de Sevilla (España).

Esta forma de escribir nació de la costumbre de algunas personas que escriben dejando caer las letras a la derecha, lo cual es natural ya que la mayoría de las personas son diestras y tienden a inclinar sus líneas en esa dirección.

cursiva

¿De dónde viene el nombre?

El nombre en cursiva tiene su origen en el trabajo del italiano Aldo Manucio, un humanista e impresor que en 1494 fundó una editorial en Venecia, llamada Aldina Press, famosa en ese momento por publicar libros clásicos griegos y romanos.

La letra cursiva se transformó en un tipo imprimible alrededor de 1494

Fué en este taller de Aldo Manucio que, en 1501, se usaron fuentes cursivas por primera vez, lo que, al ser más angosto e inclinado, permitió que cabieran más letras en una sola hoja. Es la idea detrás de los libros de bolsillo de hoy.

Además, imitaron la escritura a mano.

Hay historiadores que creen que el primero en usar letras cursivas en la prensa en la práctica fue Francesco Griffo, un asistente del taller de Aldo Manucio.

Por esta razón, este tipo de letra también se llama “Griffos”.

Para concluir un os damos un dato interesant: las primeras fuentes en cursiva en Aldina Press estaban en minúsculas, por lo que los textos en cursiva tenían las letras mayúsculas impresas por la tipología común.